A la n* potencia *de Nostos

Regreso después de dos años a la escritura del blog. Regreso como un refugio a la voraz rutina más que desde la nostalgia. Un rompimiento con la incapacidad de escribir notas más formales en mis libretas, también como un intento de sistematizar mis procesos de obra (en todas sus manifestaciones, incluyendo mis libretas).

Regreso después de dos años, cuando la última publicación fue el gif que a modo de teaser anunciaba (prematuramente) el lanzamiento de Estas imágenes son verdad, que para este regreso ya está por su quinta presentación. También a unos días de haber lanzado Disecciones sobre planos, y el día mismo de la entrega de mi reporte final a Procine. Los documentos de trabajo de Disecciones y Estas imágenes son verdad son alguna de las cosas que me interesa compartir aquí. Hacerlas públicas.

Son muchas otras cosas las que acompañan este regreso. Por eso, de pronto, he decidido no escatimar en la potencia del mismo – ahora.

También un impulso disciplinar me acompaña, y su resistencia. No negociación simplemente intercambio. En cuanto a la escritura en sí, no es que no haya escrito, he escrito mucho, en libretas y fuera, más que nunca: una tesis doctoral, un libro de teoría, dos libros de arte, uno de ellos con especial cantidad de texto, escrito fuera del papel, también.

A return to an alien tongue. Forgotten. That’s the essence of discipline – unraveling the ability to subsist in this realm. To name it and navigate it. Because I often think in English (less and less, I guess, and that’s one of the reasons to revisit it). This particular quest, pursuing such a concrete and definite aim – a proficiency in a language and its forms -, is especially demanding. And a space such as this is also helpful for my improvement, considering my writing and study habits – time & space -.